Skip to content

…Hasta siempre maestro…

enero 27, 2011

…Qué duro es decir adiós! Que poco me gusta esa palabra.Hace  unos meses me despedía de mi amiga Ana. Ahora mismo está en Mali como cooperante, haciendo realidad sus sueños… Apenas hace un rato me he despedido de mi buena amiga Blanca, se marcha a Holanda, a estudiar dos años…

…. no he podido decirle adiós…

Esta semana también decía adiós a otra persona. Quizá no tan cercana como ellas, la verdad, pero os confieso una cosa: decir adiós a alguien a quien admiras, a veces, resulta tan duro como despedirte de un ser querido.

Y eso me pasó el lunes. Tuve que despedirme de uno de los grandes de la moda de nuestro país: Elio Berhanyer.

Es curioso como puedes llegar a sentir tanto respeto, tanta admiración e incluso tanto cariño por alguien a quien no conoces. Porque hasta este lunes, no había tenido la suerte de hablar con él.Ni siquiera de  cruzarnos en la misma habitación, y, sin embargo, la ternura que me inspiró me hizo sentir como si le conociese de toda la vida.

El caso es que allí estaba yo, por casualidades del destino, en el homenaje que la Universidad Politécnica le brindaba porque,  tras más de 60 años de carrera, y de una lucha sin cuartel, la crisis le había ganado la batalla y le había obligado a cerrar su atelier. Emocionada, desde mi asiento contemplaba a este genio de la aguja, emocionado también, sin palabras, escuchando, allí sentado como yo, como sus amigos, Pedro Mansilla, Modesto Lomba, María Zurita…. le dedicaban dulces palabras y buenos recuerdos sobre su vida personal y profesional.

También estaba Jara, una los alumnos del I Curso de Periodismo y Comunicación de Moda de la UPM y Marie Claire, que, quiso recordar, a través de Virginia,  a quien pidió prestada su voz, como se sintió el día que visitó el atelier del maestro meses atrás.

…Así sonaron sus palabras…

 

“Cuan encantador y entrañable resulta escuchar, sentados como los indios en el suelo de su atelier, las palabras de este hombre que es historia viva y que narra cómo descubrió a la gran Nati Abascal para traerla al mundo de la moda, al principio junto a su hermana “Ana Mari”, como él la llama cariñosamente; que anima a los estudiantes de periodismo de moda a cambiar las cosas, para que no pase como en la época de Balenciaga, que tenía una prensa destructiva en su propio país y que sin embargo era muy valorado en París; y que te cuenta la situación de la moda española con sus defectos y sus virtudes y todo ello lo hace en primera persona”.

Pero sin duda lo que más me emocionó fue cuando Virginia contaba como, “en el backstage de uno de sus desfiles, una compañera de la universidad felicitó a Elio porque su trabajo había resultado muy inspirador para ella. Y,  aunque sería la enésima de las felicitaciones que habría recibido durante su carrera, consiguió arrancarle unas lágrimas de emoción”…

El texto de Jara concluía diciendo que emocionarse por una felicitación porque haces las cosas con la misma pasión del primer día es a lo que todos deberíamos aspirar.


… En eso estoy de acuerdo con ella al 100 x 100…

 

Y por eso no quise desperdiciar la oportunidad de despedirme yo también  de este genio de la moda.  Aunque al llegar a su lado, y rodeados de tanta gente sólo pude mirarle a los ojos y decir “gracias”.

 

Gracias a Virginia Rucabado por invitarme a este homenaje y permitirme conocer a Elio Berhanyer y gracias a Jara Cacabelos por dejarme mostrar aquí parte de su trabajo.

Un beso a las dos!

5 comentarios leave one →
  1. enero 27, 2011 9:01 pm

    Qué maravilla poder haber asistido a un acto tan emotivo. Me ha encantado cómo lo has contado. Un beso

    • enero 30, 2011 10:32 am

      Muchas gracias! la verdad es me salió así. Me hizo mucha ilusión asistir, conocer a Elio y estar rodeada de tanta gente con gustos parecidos a los mios. Fue una pasada y muy muy emotivo.
      Besos

  2. enero 27, 2011 9:10 pm

    desde luego que evento mas precioso, que suerte haber ido!

    besitos!

    • enero 30, 2011 10:31 am

      La verdad es que si, Tere, fue maravilloso y todavía no me lo creo! lástima que fuese para una despedida
      Besitos

  3. Ricardo Berenguer permalink
    marzo 9, 2011 12:17 am

    A día de hoy me quedo alucinado de como una persona ha pasado de no tener nada a tenerlo “todo” y ahora no volver a tener nada.
    Pero bueno ya son 83 años los que va a cumplir y creo que los ha vivido a cada instante,
    Elio es Elio! Único en su especie,como lo fué Alfredo Kraus en su música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: